Junta Directiva

Soledad Carcelén Gandía

Presidenta

Diplomada universitaria en enfermería, profesión que no ejerzo desde hace años. Como voluntaria de la ONG Maná Ayuda al desarrollo, realizo actividades de educación en valores en centros educativos desde 1997.Coordino uno de los equipos de participación de zona de la asociación ASPRONA. Me encantan los cuentos y dinamizo las sesiones de la bebeteca, de la biblioteca pública del estado de Albacete, ciudad donde nací, y donde resido junto a mi marido y mis cuatro hijos. Ellos, son el motivo por el cual me encuentro en esta asociación. La discapacidad y las dificultades de aprendizaje por motivos de déficit de atención y dislexia no nos han hecho agradable nuestra estancia en el sistema educativo.

Francisco Carrasco de Frutos

Vicepresidente

Funcionario. Padre de dos hijos, un niño Down de 7 años y otra niña de 6 años. Mi hijo va a un centro educativo normalizado y cuenta con apoyos dentro y fuera del aula. No concibo la educación en centros de educación especial salvo casos muy extremos. Personas con discapacidad se enriquecen en otros ambientes distintos y viceversa. Rebote inclusivo. Todos ganan.

M. África Orea
Vázquez

Secretaria

Trabajo de enfermera y soy madre de tres niños, todos escolarizados en escuela pública ordinaria, cerca de nuestro domicilio. Los tres han ido al mismo colegio, (la mayor ya va al instituto) han tenido maestros en común y  compañeros en común. La más pequeña necesita un currículum adaptado y apoyos especialistas por dificultades para aprender, entender el entorno y hablar y comunicarse. Esta circunstancia no nos lo ha puesto fácil, pero estoy contenta, hemos conseguido, entre todos normalizar la situación, ir al parque y jugar con amiguitos del cole, saludar y que nos saluden otros chicos del pueblo, con o sin diversidad funcional.

Cande Lencina
Juárez

Tesorera

Trabajo como Oficial del Registro de la Propiedad de Hellín y como Profesor-Tutor de la UNED. Tengo un niño con TEA de 7 años y una niña de 5 años. Lucho por la inclusión educativa de todos los que sean candidatos a la segregación.

Pilar Codina
Lorente

Vocal

Maestra de Primera en el CEIP. Pedro Simón Abril de Albacete. Tengo tres hijas, una de ellas la pequeña, con una enfermedad rara. Nos costó trabajo pero al final conseguimos una educación compartida. Es feliz cuando está con sus compañeros y creo que nos ha beneficiado a todos.

María Teresa
Dorado

Vocal

Administrativa, madre de un niño de 8 años con necesidades especiales. La discriminación que sufrió mi hijo en el último año de infantil en el ámbito educativo fue una situación muy dura que me ha llevado a luchar por una educación inclusiva total para que no se vuelvan a vulnerar sus derechos como persona.